Blog

cirugía cálculos en la vesícula lima

Cirugía cálculos en la vesícula lima

Cirugía cálculos en la vesícula lima

Cirugía laparoscópica

La cirugía laparoscópica consiste en una cirugía “sin incisión”. A través de unos pocos milímetros de pequeños orificios, el cirujano ingresa a la cavidad abdominal con instrumentos especiales y delicados, que incluyen ópticas y pinzas conectadas a una fuente de energía para poder trabajar en el laparoscopio.

Esta tecnología minimiza el trauma de la cirugía, para que los pacientes puedan recuperarse mejor y más rápido.

El último desarrollo en cirugía laparoscópica es la tecnología digital Full HD.

Esta tecnología proporciona al cirujano un campo de visión extraordinario en una pantalla de alta resolución, lo que le permite operar con extrema precisión durante la operación.

Cirugía ambulatoria

Debido a los avances en la tecnología de la cirugía y la anestesia, la cirugía de la vesícula biliar ahora se puede realizar en clínicas ambulatorias.

Esto significa que el paciente puede ser dado de alta y devuelto a casa en las mejores condiciones el día de la operación o al día siguiente de la operación, sin ningún riesgo (la cirugía ambulatoria tiene una capacidad de recuperación prolongada).

Tratamiento de operación

Los tratamientos actuales, científicamente reconocidos y ampliamente aceptados para la enfermedad de la vesícula biliar (excepto para el cáncer avanzado) incluyen la cirugía laparoscópica: colecistectomía laparoscópica.

Tratamiento no quirúrgico

Se recomiendan diferentes tratamientos para evitar la extirpación de la vesícula biliar. Desde los más científicos (como la disolución química de cálculos o la fragmentación provocada por la litotricia in vitro) hasta los más experimentados (desde la medicina natural o alternativa)

El caso es que ninguna de estas terapias ha mostrado efectos significativos en los pacientes con cálculos, al contrario, se vuelven peligrosas muchas veces, no solo porque retrasan el tratamiento adecuado, sino también porque son causantes de complicaciones.

Por ejemplo, al romper los cálculos en la vesícula biliar y reducir su tamaño, pueden ingresar a la vía biliar y causar enfermedades más graves como colangitis o pancreatitis, que tienen una mayor morbilidad y mortalidad.

También es importante señalar que ningún tratamiento no quirúrgico puede eliminar la posibilidad de cálculos nuevos y persistentes en la vesícula biliar.

Share this post